No hay historias que capturen más la atención de un Europeo, que las historias de la realeza, especialmente si son románticas y hay conspiraciones políticas de por medio. Desde  las historias de las cortes del siglo XVI hasta la pobre Lady Di, pasando por la serie de Netflix The Crown, no hay nada más divertido que presenciar la caída de los ricos y poderosos.

Un caso español muy renombrado y novelizado con el paso de los años, fue el de Fernando de Borbón, príncipe de Capua. (1811-1862). Su historia de amor con una burguesa irlandesa llamada Penélope Smyth, lo llevó al exilio.

Fernando fue hijo del Rey de Sicilia, Francisco I y de la infanta de España María Isabel, hija Del rey Carlos IV. Este matrimonio tuvo once hijos, y de todos ellos, Fernando era el favorito por tener un carácter afable, simpático y divertido. Creció lleno de comodidades, más aún que el resto de sus hermanos. Tal vez por eso, se le hizo difícil aceptar la negativa de su familia en cuanto a su matrimonio con Penélope.

Sin embargo, peso a los varios impedimentos que se cruzaron en su camino, se casaron y vivieron en el extranjero, tal vez con menos dinero de que estaban acostumbrados, pero felices.